X

¿Tienes alguna duda o quieres que te informemos?

Nombre

Correo electrónico

Teléfono

En qué horario prefieres que te llamemos

Llamada gratuita:    900 92 1000
Facebook CE ConsultingTwitter CE ConsultingCanal de Youtube CE ConsultingPerfil de Google plus CE ConsultingLinkedIn CE Consulting

POSIBILIDAD DE INSPECCIÓN CON ORIGEN EN LA AMNISTÍA FISCAL

09/05/2017

Muchos han sido los rumores sobre la intención de llevar a cabo inspecciones a todos los que, en su día, presentaron la declaración tributaria especial, más conocida como amnistía fiscal.

Cierto es que ya en la regulación de la propia declaración tributaria especial ésta se configuró como una regularización voluntaria de los contribuyentes, de modo que la declaración de esos hechos, aunque de forma tardía, confería a dicha declaración una garantía jurídica a los “amnistiados” que permitía dejarles a salvo de hipotéticas sanciones de naturaleza tributaria o, incluso, del posible delito de fraude a la Hacienda Pública.

Sin embargo, aun cuando esto es así, no por ello hay que descartar la posibilidad de una comprobación por parte de las autoridades tributarias que tenga su origen en dicha amnistía fiscal.

En primer lugar, cabe la posibilidad de que sea el propio contribuyente el que invoque la existencia de dicha declaración tributaria especial en el curso de una comprobación tributaria posterior que afecte al impuesto regularizado. De esta forma, aunque Hacienda no pudiera realizar una comprobación aislada de la declaración de amnistía fiscal en su día presentada por el contribuyente, sí puede comprobar si los hechos declarados en la misma se corresponden con la realidad de lo invocado por el contribuyente.

En segundo lugar, no hay que olvidar que la regularización tributaria practicada con la declaración de amnistía fiscal únicamente era posible realizarla respecto de tres impuestos: el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el Impuesto sobre Sociedades y el Impuesto sobre la Renta de No Residentes. Sería factible, por tanto, que otros impuestos pudieran comprobarse por las autoridades tributarias, como el Impuesto sobre el Patrimonio o el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, sin que la declaración amnistía fiscal tuviera los efectos de una regularización voluntaria respecto de estos impuestos.

Y en tercer lugar, nada impediría a la Administración Tributaria aprovechar los datos que se declararon a través de la amnistía fiscal para comprobar entidades vinculadas con los “amnistiados”. Así, Hacienda puede considerar, por ejemplo, que determinadas cantidades de dinero en efectivo aflorado en la declaración de amnistía constituye un indicio de que la sociedad del amnistiado ha podido realizar operaciones “en negro” y, por tanto, no declaradas, de modo que podría inspeccionar a dicha sociedad partiendo de los datos declarados por el socio o administrador en su declaración tributaria especial. Aunque hay quien piensa que esta circunstancia atentaría contra el principio de seguridad jurídica con el que fue creada la declaración de amnistía, lo cierto es que las autoridades

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *