X

¿Tienes alguna duda o quieres que te informemos?

Nombre

Correo electrónico

Teléfono

En qué horario prefieres que te llamemos

Llamada gratuita:    900 92 1000
Facebook CE ConsultingTwitter CE ConsultingCanal de Youtube CE ConsultingPerfil de Google plus CE ConsultingLinkedIn CE Consulting

Hacienda presiona a grandes fortunas para que se acojan a la amnistía fiscal

28/10/2012

El Gobierno publicará la ley contra el Fraude Fiscal en el BOE en los próximos días | El Ejecutivo ha tramitado a la vez la nueva ley contra el fraude y cambios en el Código Penal | La Agencia Tributaria ha enviado 45 requerimientos a adinerados para que detallen sus bienes

La Agencia Tributaria, a través de la Oficina Nacional Investigación del Fraude (Onif), ha enviado 45 requerimientos a grandes fortunas españolas en los que se exige identificación, fecha de adquisición y valor a 31 de diciembre del 2010, de bienes ubicados fuera de España. No se descarta que remita más.

Según fuentes oficiales del propio organismo, “es algo habitual, que se hace con cierta periodicidad y no tiene nada que ver con la declaración tributaria especial”. Por el contrario, algunos abogados cuyos clientes adinerados han recibido la misiva defienden que es un claro “movimiento de presión” para ponerlos contra la espada y la pared.

En la práctica, el citado requerimiento, que llega a título personal, es un aviso a los contribuyentes para que se acojan a la amnistía fiscal. No constituye en ningún caso el escrito una indicación de que se inicia una inspección, pero deja entrever que es mejor reconciliarse con el fisco español si hay irregularidades en caso de que se disponga de cuentas bancarias o viviendas en paraísos fiscales.

Caridad Gómez Mourelo, inspectora de la unidad de delitos contra la Hacienda Pública, reconoció el pasado miércoles en unas jornadas sobre la amnistía fiscal, organizadas por la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf), “que esos adinerados pueden acogerse a la amnistía fiscal” porque no se les ha instruido un proceso.

La amnistía fiscal, en la que es obligatorio pagar un 10% del dinero evadido, es para el 2008, el 2009 y el 2010, así como para los contribuyentes que en el 2007 tengan un delito fiscal no regularizado y las plusvalías generadas superen los 120.000 euros.

Si al contribuyente ya lo están inspeccionando en impuestos como IRPF o sociedades, uno de esos años no podría acogerse a la declaración tributaria especial en ese ejercicio. Por el contrario, sí podría presentarla por los años que no le están investigado. También podrá presentarla si le están controlando en otros tributos, como IVA, patrimonio o donaciones.
Este aviso para las grandes fortunas no es el único de que se acaba el periodo de gracia. Hay más. Por una parte, el Gobierno de Rajoy ya ha dejado claro que no se ampliará el plazo, que concluye el próximo 30 de noviembre. Precisamente, fue Manuel de Miguel Monterrubio, subdirector general de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, quien advirtió en esas jornadas a más 400 abogados fiscalistas la no prolongación de fechas.
Por otra parte, esta misma semana se ha dado luz verde en el Senado a la nueva ley contra el Fraude Fiscal. Esta normativa no volverá al Congreso porque no se han introducido enmiendas, con lo que se publicará en el Boletín Oficial del Estado en los próximos días. Al día siguiente de su publicación entrará en vigor.
A juicio del presidente de Aedaf, Antonio Durán-Sidreu, “los asesores ya tienen el 90% de las dudas resueltas, aunque todavía hay casos muy enrevesados donde pueden surgir aún incertidumbres”. En su opinión, “la mayor parte de ricos esperarán hasta el último día, el 30 de noviembre, para regularizar”.
Según el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas se ha recaudado poco más de 50 millones hasta agosto, cuando el objetivo es alcanzar los 2.500 millones. Ya lo dijo en su día Cristóbal Montoro: “Es el palo y la zanahoria”. Es decir, o los adinerados se acogen a esta regularización de carácter excepcional o, si se les descubre, en el futuro las sanciones serán muy elevadas.

De hecho, la ley contra el Fraude Fiscal se ha desarrollado legislativamente de forma paralela estos últimos meses, mientras que las modificaciones del Código Penal todavía se encuentran en trámite parlamentario. Sea como sea, es una oportunidad de oro para los evasores. Su miedo: sufrir mayor control en el futuro

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *